Servicios

Noticias

Declaraciones de la candidatura avalada por FOES ante las acusaciones del candidato a la Cámara de Comercio, Alberto Santamaría

La acusación sobre supuestas “irregularidades” cometidas por FOES realizada por el presidente en funciones y candidato a la Cámara de Comercio, Alberto Santamaría, evidencia una vez más, la voluntad de este candidato de enfangar un proceso electoral que ampara el derecho individual de todos y cada uno de los empresarios de la provincia a elegir y a ser elegido para gestionar la Institución.

Frente al abusivo uso de los titulares, y en un intento de convertir unas legítimas elecciones en una “batalla campal entre empresarios”, los candidatos avalados por FOES han apostado desde el inicio del proceso por un juego limpio, alejado de los focos y de los micrófonos, al considerar que la división es contraproducente y sólo beneficia a las administraciones, que desean un empresariado dividido y débil.

El hacer pública, a bombo y platillo, la denuncia ante la Junta Electoral de la Cámara de Comercio interpuesta por el candidato Alberto Santamaría es prueba de su intento por ensuciar el proceso. Decir al respecto, que por parte de la candidatura avalada por FOES, desde el inicio del proceso electoral, han sido 10 las denuncias registradas informando acerca de irregularidades cometidas por la candidatura de Alberto Santamaría en el desarrollo del procedimiento; la última ha sido registrada este mismo martes, 17 de julio. Ninguna ha sido, hasta ahora, convertida en titular, al entender que es la Junta Electoral la única competente para resolverlas.

Acudir a la opinión pública para conseguir simpatías ajenas a las que debieran generar los programas electorales y las propuestas para los empresarios y para Soria es, para FOES, alterar el procedimiento electoral. Es un intento de utilización indebida de la opinión pública al que nos hemos mostrado reticentes por considerar que la Cámara de Comercio merece todo el respeto como Institución y ha de tener, por tanto, un proceso electoral limpio en el que prime el respeto a los candidatos y entre los candidatos.

Ante este nuevo ataque de Alberto Santamaría, la candidatura de FOES a la Cámara, así como la propia Federación, quieren evidenciar el uso inadecuado que este candidato está realizando de la Institución que ha presidido hasta la apertura de este nuevo proceso electoral. Buena parte de las 10 irregularidades denunciadas por la candidatura avalada por FOES ante la Junta Electoral, está relacionada con dicho abuso, según están trasladando los socios de la Federación.

En este proceso, los trabajadores de la Cámara tienen la obligación legal de ser imparciales y por tanto, no realizar actuaciones en favor de ninguna de las candidaturas. Según han trasladado socios de FOES, nos constan llamadas telefónicas realizadas por trabajadores de la Institución cameral solicitando el voto a favor de la candidatura de su presidente y jefe hasta la fecha.

Asimismo, han sido socios de FOES que han solicitado el voto por correo los que revelan que están recibiendo llamadas telefónicas desde la Institución Cameral en lo que perciben como un intento de presión. Cabe preguntarse de dónde ha sacado el señor Santamaría la información que está utilizando para estas llamadas por cuando los datos sobre quién solicita el voto por correo, competen en exclusiva a la Junta Electoral y al Secretario de la Cámara de Comercio.

Pero, además, en su intento por enfrentar al empresariado de la provincia, el señor Santamaría ha comprometido la profesionalidad y el buen hacer de terceros al dudar en su denuncia ante los medios de comunicación del trabajo de los notarios. La gravedad de sus acusaciones, poniendo en entredicho la actuación de los fedatarios públicos, es de tal magnitud, que FOES anima al candidato Santamaría a acudir a los tribunales.

Entre la decena de reclamaciones presentadas por FOES se encuentra, además, la relativa a dos empresas que habían sido admitidas como candidatas sin cumplir los requisitos establecidos por la ley. Tras la denuncia de FOES, y habiéndose producido la renuncia por parte de dichas candidaturas, la Junta Electoral debe ser la que esclarezca sobre quién recae la responsabilidad de haber certificado lo que no era cierto, y de no haber comprobado con la diligencia debida el cumplimiento de requisitos legalmente establecidos para ser candidatos.

El Comité Ejecutivo de FOES y los candidatos de FOES a la Cámara de Comercio insisten en su convencimiento de que la unidad de acción favorece a los intereses de las empresas de la provincia y al interés general de Soria. Desde este planteamiento, FOES considera que no existen enemigos entre el empresariado soriano, sino sólo candidatos legítimos en un proceso democrático abierto a la participación de todos.

Para nosotros resulta poco serio y riguroso querer convertir el proceso electoral en una guerra entre buenos y malos. El “conmigo o contra mí” es perjudicial para el interés común y no tiene cabida en el ideario de esta Federación. Creemos en la responsabilidad de cada empresario para decidir a quién quiere votar, y con ello si quiere una gestión diferente en la Cámara de Soria.

Estaremos atentos a la resolución de la reclamación presentada desde la candidatura que preside Alberto Santamaría, así como a la resolución de las otras 10 denuncias registradas por FOES ante la Junta Electoral, órgano a quien compete en exclusiva resolver las quejas que se le dirijan en materia de procedimiento electoral.

Reiteramos, por último, nuestro rechazo al término “guerra” entre candidaturas por cuanto la presentada desde la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas tiene como fin aunar la voz y la acción de los empresarios de Soria con el único objetivo de conseguir una mayor fuerza empresarial que nos ayude a avanzar en el desarrollo general de la provincia.

Fuente: FOES (Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas)

 

Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información